AngiExitosa... Cambiando Vidas

LA DEPRESIÓN

LA DEPRESIÓN

Por: Miguel Mejía Brea 
miguelmejia52@hotmail.com
 
Lima-Perú

 

1.- Introducción

 

Las causas son variadas y aquí probablemente no se abarquen todas, entre ellas cabe mencionar las siguientes:

 

- Cada vez es más conocida, por médicos, por psicólogos y por los propios pacientes, con lo que se va evitando su confusión con otro tipo de dolencias.

 

- Popularmente ya se distingue entre tener un mal día, con la moral baja, o incluso una semana de acontecimientos desafortunados que te hagan estar triste y desganado, y tener una depresión.

 

- El aumento de la esperanza de vida hace que cada vez sean más las personas que han pasado por un primer episodio depresivo, sin saber bien lo que les pasaba, sucediendo que en la segunda ocasión ya suelen tener más información y mayor conciencia de lo que les sucede, encuadrando el suceso dentro de las características de una depresión.

 

- La medicina sigue investigando y va encontrando medicinas (tranquilizantes, sedantes, hipnóticos, etc.) con los que luchar contra la ansiedad angustias y desasosiego, para mitigar el abatimiento y la apatía, para combatir el insomnio, síntomas todos ellos que suelen acompañar a la depresión. Con ellos son tratados ambulatoriamente los pacientes y suele ser el momento en que se les dice que tienen una depresión.

 

También se va popularizando la figura del psicólogo, y se va entendiendo que éste profesional, junto con el psiquiatra que controla la medicación, tiene los conocimientos adecuados para tratar estas dolencias. Las personas se dan cuenta de que cuando tiene problemas emocionales y afectivos, éstos alteran su salud física, al igual que cuando tiene una dolencia física se altera su estado de ánimo.

 

¿Qué es la depresión?

 

Es una alteración del estado de ánimo que se caracteriza por los criterios que a continuación se indican.

 

-         Estado de ánimo deprimido casi cada día y la mayor parte del día.

 

-         Disminución del interés o de la capacidad para sentirse bien en todas o casi todas las actividades.

 

-         Pérdida importante o aumento de peso.

 

-         Insomnio y agitación permanentemente

 

-         Fatiga o pérdida de energía.

 

-         Sentimientos de culpa inapropiados.

 

-         Indecisión o disminución de la capacidad de pensar o concentrarse.

 

-         Pensamientos recurrentes de muerte, y formación de ideas sobre el suicidio.

 

Los síntomas que presenta el paciente provocan malestar o deterioro social, laboral o de otras áreas de actividad.

 

No se considerarán como tales síntomas depresivos los provocados por medicación o enfermedad médica. Tampoco se considerarán los que sean consecuencia directa, de duración normal, de un duelo o pérdida familiar.

 

Uno o más de estos episodios depresivos mayores, sin estar mezclado con otros trastornos del estado de ánimo, es lo que se considera un trastorno depresivo mayor.

 

2.- Otras consideraciones

 

Los profesionales, aparte de su experiencia u ojo clínico, suelen ayudarse de pruebas o test psicológicos, pruebas proyectivas y escalas de evaluación o autoevaluación.

 

Como síntomas derivados de la depresión están la ansiedad, modificaciones del carácter, trastornos psicosomáticos como dolores de cabeza, en la nuca, espalda, en torno al corazón, estómago, intestinos. Se puede decir que un alto porcentaje de los pacientes, vistos en consulta ambulatoria, lo que presentan son depresiones enmascaradas de diversa gravedad.

 

El propio paciente la mayoría de las veces no sabe lo que le sucede, simplemente se encuentra mal, y son las personas de su entorno las que parecen darse más cuenta, a veces sin prestarle la atención que la seriedad del padecimiento requiere.

 

El mayor riesgo de la depresión es el suicidio, pero no debemos restar importancia a los síntomas comentados que afectan a la salud integral del individuo y le hacen sufrir.

 

3.- Causas de la depresión

 

No existe una sola causa para la depresión. La depresión puede estar causada por uno o varios factores. Algunas personas tienen mayor probabilidad de tener depresión que otras. Hay diferentes razones que intentan explicar esta predisposición:

 

Herencia: Existe un mayor riesgo de padecer de depresión clínica cuando hay una historia familiar de la enfermedad, lo que indica que se puede haber heredado una predisposición biológica.

 

Este riesgo es algo mayor para las personas con trastorno bipolar. Sin embargo, no todas las personas que tienen una historia familiar tendrán la enfermedad.

 

Además, la depresión grave también puede ocurrir en personas que no tienen ninguna historia familiar de la enfermedad.

 

Esto sugiere que hay factores adicionales que pueden causar la depresión, ya sean factores bioquímicos, o ambientales que producen estrés, y otros factores psicosociales.

 

Factores Bioquímicos: Se ha demostrado que la bioquímica del cerebro juega un papel significativo en los trastornos depresivos.

 

Se sabe, por ejemplo, que las personas con depresión grave típicamente tienen desequilibrios de ciertas substancias químicas en el cerebro, conocidas como neurotransmisores.

 

Además, los patrones de sueño, que se ven afectados por la bioquímica del organismo, son generalmente diferentes en las personas que tienen trastornos depresivos. La depresión puede ser inducida o aliviada con ciertos medicamentos, y algunas hormonas pueden alterar los estados de ánimo.

 

Lo que aún no se sabe es si el 'desequilibrio bioquímico' de la depresión tienen un origen genético o es producido por estrés, por un trauma, o por una enfermedad física u otra condición ambiental.

 

Situaciones estresantes: Muerte de un familiar próximo o de un amigo, una enfermedad crónica, problemas interpersonales, dificultades financieras, divorcio pueden ocasionar síntomas de depresión que sostenidos a lo largo del tiempo pueden desencadenar en una depresión clínica.

 

Estacionalidad: Trastorno afectivo estacional (SAD): Se ha observado que hay

personas que desarrollan depresión durante los meses de invierno, cuando los días se hacen más cortos.

 

Es posible que la reducción de la cantidad de horas de luz afecte el equilibrio de ciertos compuestos químicos en el cerebro, dando lugar a síntomas de depresión.

 

Personalidad: Las personas con esquemas mentales negativos, baja autoestima, sensación de falta de control sobre las circunstancias de la vida y tendencia a la preocupación excesiva son más propensas a padecer de depresión.

 

Estos atributos pueden resaltar el efecto de las situaciones de estrés o interferir con la capacidad de enfrentarlas o reponerse de las mismas.

 

Aparentemente, los patrones de pensamiento negativo típicamente se establecen en la niñez o adolescencia y van conformando a lo largo del tiempo un patrón de pensamiento depresivo.

 

4.- Síntomas

 

Las personas que padecen de depresión tienen ciertos síntomas característicos que les afectan casi todos los días por lo menos por un periodo de dos semanas.

 

De estos síntomas los más característicos son:

 

-         Perder interés en las cosas que antes disfrutaba.

-         Sentirse triste, decaído emocionalmente o cabizbajo.

 

Y se asocian a los secundarios:

 

-         Sentir que no tiene energía, cansado, o al contrario, sentirse inquieto y sin poder quedarse tranquilo.

-         Sentir como que no vale nada o sentirse culpable.

-         Que le aumente o disminuya el apetito o el peso.

-         Tener pensamientos sobre la muerte o el suicidio.

-         Tener problemas para concentrarse, pensar, recordar, o tomar decisiones.

-         No poder dormir, o dormir demasiado.

 

Además se asocian otros síntomas de tipo físico o psicológicos, como pueden ser:

 

-         Dolores de cabeza.

-         Dolores generales por todas las partes del cuerpo.

-         Problemas digestivos o gástricos.

-         Problemas sexuales.

-         Sentirse pesimista.

-         Sentirse ansioso o preocupado.

 

5.- Tipos de depresión

 

Depresión severa: Cuando la persona presenta casi todos los síntomas de la depresión y la depresión le impide realizar sus actividades de la vida diaria.

 

Depresión moderada: Cuando la persona presenta muchos de los síntomas de la depresión y estos le impiden realizar las actividades de la vida diaria.

 

Depresión leve: Cuando la persona presenta algunos de los síntomas de la depresión y el realizar sus actividades de la vida diaria toma un esfuerzo extraordinario.

 

6.- ¿Se puede prevenir la depresión?

 

Cuando se ha pasado por varias depresiones y se tienen datos suficientes para pensar que son orgánicas, existe medicación que previene, con distinta eficacia según los casos, la aparición de futuros episodios depresivos.

 

Un modo de vida adecuado puede hacernos más inmunes a la depresión. Cada persona ha de encontrar la forma en que quiere vivir, y encontrar un equilibrio entre ellos, considerar los diversos aspectos de nuestra vida como el trabajo, el descanso, la familia, la pareja, los hijos, las amistades, las recreaciones, la vida espiritual, y desarrollarlos adecuadamente. Ocupándose sobre unos aspectos, olvidando los otros, nos hacen más vulnerables.

 

7.- ¿Cómo debe tratar la familia y los amigos al deprimido?

 

No debe olvidarse que los que rodean a un deprimido también sufren. Generalmente no entienden lo que está  pasando, ya que aparentemente no hay motivo para el estado del enfermo.

 

Es esencial, la adopción de una actitud comprensiva y abierta, que permita que se desarrolle el diálogo y se pueda ir restableciendo la salud mental poco a poco; recordemos que el deprimido suele tener una especial sensibilidad para los aspectos tristes, siendo incapaz de ver los positivos.

 

Es inútil pedirle a un deprimido que te explique lo que le pasa, no podrá  hacerlo, no sabe lo que le pasa. Si se insiste en ello, lo único que se conseguirá, es convencerle más de que no se le entiende, y en algunos casos irritarle. Tampoco se debe pretender argumentarle que vea la realidad con normalidad, no podrá. Hay que entender que no está  así por su gusto. Que no servirá de nada que le digamos que se anime o que se involucre en actividades. Lo que suponga un esfuerzo no está de su mano. Según la gravedad, hay cosas que no puede hacer, como divertirse, por mucho que otros se empeñen, ir a trabajar, viajar, leer, ver televisión, pescar, etc., suelen ser consejos que el deprimido no puede seguir.

 

Lo mejor que pueden hacer las personas que se encuentren cerca de un deprimido, es transmitirle el sentimiento de que se les quiere y de que se tiene interés en ellos, sin agobiarles, y manteniendo una actitud de espera activa, convencidos de que saldrá  de su situación.

 

Simultáneamente a lo anterior, deben de tratar que el enfermo acepte la ayuda especializada de un psiquiatra o psicólogo.

 

8.- Tratamiento

 

El tratamiento ha de ser abordado por profesionales de la salud, psiquiatras o psicólogos, y los métodos son diversos, según los casos. Si estamos ante un episodio agudo de depresión o ante un período de progresivo deterioro, o grave estará  indicada la hospitalización.

 

El tratamiento médico con medicación es siempre adecuado, pues alivia un sufrimiento innecesario. En todos los casos, la ayuda profesional del psicólogo o siquiatra de apoyo es necesaria, en ella se ayuda al enfermo, en un principio a desahogarse, y posteriormente a identificar y asimilar los síntomas que pueden estar implicados en el desarrollo y mantenimiento de su estado, para mediante el entendimiento, la comprensión, la simulación, el aprendizaje y el cambio de determinados aspectos de la vida, prevenir futuros episodios trágicos.

 

Reflexión: amigos a través de este tena quiero que tomen conciencia que este tipo de enfermedad SICOLÓGICA(Mente) empieza de una forma tan silenciosa hasta convertirse en una enfermedad PATOLOGICA (cuerpo) Y allí es donde se vuelve peligrosa y hay que desarrollar habilidades propias y ajenas para ayudar a nuestros amigos y familiares a que se rehabiliten de esta enfermedad que cada día crece mas en un mundo moderno e incomprendidido.

Comentarios

por favor necesito ayuda para poder enfrentar esta situacion(yo tambien sufro trastornos de ansiedad, pero jamas me resisti a una terapia tanto sicologica como farmacologica)Mi marido ha sido una persona abandonada por su madre desde chico. Ahora cada vez se acebtua su depresion con agresividad y se niega rotundamente a ayuda sicologica y medica.QUE HACEMOS NOSOTROS FAMILIA PARA AYUDARLO Y SE LA AGARRA CON EL MAS INDEFENSO NUESTRO NIETO DE 6 AÑOS. DESDE YA MUCHAS GRACIAS, POR FAVOR AYUDA!!!! Mabel

Querido amigo este informe me sirve mucho,ya que estoy pasando por esta etapa tengo 26 año y estoy buscando ayuda,El informe me da mucho animo para pelearla a esta emfermeda, grasias

Añadir un Comentario: